¿Por qué elegir un disco SSD en lugar de un HD?

Hace algunos años atrás, los archivos debían ser almacenados en un hardware que tenía la misma capacidad de almacenamiento que un dispositivo móvil actual. Con el paso del tiempo, surgieron nuevas y variadas posibilidades de tecnologías de almacenamiento, lo que trajo aparejado nuevas nomenclaturas que definen cada una.

El HD (hard disk, disco rígido) es una parte física e interna de las computadoras de escritorio, notebooks y netbooks, responsable del almacenamiento de datos. Esta memoria no es volátil, esto quiere decir que los datos no se pierden si el equipo es apagado. Todos los datos son grabados en discos magnéticos, y mientras más finos sean, mejor será la grabación. Dependiendo las características de esos discos, los HD pueden tener capacidades de almacenamiento muy diferentes.

Por otra parte, SSD son las siglas de Solid State Drive, unidad de estado sólido. Su construcción está basada en un circuito integrado semiconductor, construido en una sola pieza. A diferencia del HD convencional, donde el almacenamiento es realizado por discos magnéticos, los SSD pueden utilizar memoria flash (como en las tarjetas SD de las cámaras fotográficas) o la del propio semiconductor.

¿Cuáles son las ventajas de un SSD frente a un HD?

  • Al no poseer componentes electromecánicos para la lectura de los archivos, los SSD son completamente silenciosos.
  • Este disco facilita el acceso a los datos, algo primordial para quienes necesitan velocidad (a diferencia de los discos rígidos, donde el ‘brazo’ mecánico de lectura necesita ir de una punta a otra para poder leer determinada información)
  • El SSD trabaja con menos temperatura y consume menos energía.
  • El tiempo de respuesta es más rápido. Los equipos que más utilizan SSD son los smartphones, las tablets y las netbooks, sin olvidar las máquinas fotográficas digitales, que utilizan este tipo de almacenamiento.




 
 
Free WordPress Themes, Free Android Games